Aladino y la Magia de la Realidad Virtual Psicologica

En mi blog post de la semana pasada hable de los avances vertiginosos en materia de la tecnología de la Realidad Virtual (RV). Y como la tecnología de la RV es capaz de crear una experiencia que se ve y siente tan real pero es solo un truco del cerebro.

También afirme que lo seres humanos YA contamos con la “tecnología mental” necesaria para “crear” y dar vida a una Realidad Virtual sin necesidad de un equipo especial; de hecho cada momento de nuestras vidas estamos creando y dando vida a una Realidad Virtual: una realidad que se ve y siente tan real pero que sin embargo es un truco nuestra mente.

Para propósitos de clarificación y para distinguirla de la tecnología de Realidad Virtual le llamare Realidad Virtual Psicológica (RVP).

¿Qué es la Realidad Virtual?

RV es el uso d tecnología computacional para crear un mundo simulado; un mundo que se ve y siente tan real, pero que es solo una ilusión óptica; un truco del cerebro. La tecnología de la RV crea la ilusión de que ese mundo creado es tan real que tu realidad inmediata desaparece por completo.

Con la RV puedes viajar a lugares inhóspitos, conocer personalmente a personajes históricos increíbles y realizar tu más profundo deseos; todo esto sin salir de tu casa. Y es que la RV crear experiencias tan vivas, tan reales, que te sientes virtualmente en medio de la acción.

¿Qué es la Realidad Virtual Psicológica (RVP)?

Es el uso de procesos psicológicos tales como la percepción, pensamiento e imaginación para crear una realidad que se ve, se siente tan real, pero que solo es un espejismo, una ilusión una creación o truco de la mente.

En la Realidad Virtual Psicológica nuestra precepción, memorias, pensamiento e imaginación se “confabulan” para crear y dar vida una realidad que se ve y siente tan real pero es solo producto de nuestra creación.

Nuestra mente y cerebro actúan juntos para crear una RVP tan ponderosa, tan real sin necesidad de accesorios especiales.

Y es gracias  a la RVP que podemos viajar atreves de tiempo y el espacio, y visitar lugares bellos inhóspitos y lejanos, sin dar un paso. Y es que con la magia de la mente e imaginación podemos visualizar e imaginarnos un futuro y experimentarlo como si fuera real, y también revivir experiencia del pasado y sentirlas como si estuvieran ocurriendo en este preciso instante.

La Realidad Virtual Psicológica en Acción

Imagínate la siguiente escena:

Es un día domingo por la tarde; el clima es lindo, soleado, y tranquilo y te encuentras en compañía de tu familia viendo un programa muy divertido en la televisión. Te estás riendo a carcajadas, y divirtiendo de lo lindo.

De repente, y sin espéralo, aparece una escena que dura unos cuantos segundos, pero muy intensa que te hace recordar un evento doloroso de tu niñez. Como ráfaga, y en cuestion de segundos, tu mente revive, con lujo de detalle lo que te ocurrió hace veinte años, cuando estabas en tercer grado de primaria.

Te acuerdas perfectamente: fue en la clase de matemáticas. Y todo comenzó cuando tu profesor te paso al pizarrón para que resolvieras una simple división, pero te pusiste tan nervioso, que tu mente se puso en blanco y todo lo que habías aprendido se te “olvido”.

Pasaban los minutos y tú seguías ahí parado frente a la pizarra y sin saber qué hacer. Un sudor intenso comenzó a brotar de tu frente, tus piernitas te comenzaron a temblar de manera incontrolable, y tu corazón se aceleró, latiendo al cien por hora, que parecía que se te salía del pecho. Querías salir corriendo de ahí; escapar de esa tortura pero no lo podías hacer, te encontrabas atrapado. Y la angustia y la desesperación crecían y crecía a cada momento.

Y así en cuestión de minutos, y mientras tú cuerpo está aquí, y mientras tu pareja e hijos continúan disfrutando del programa de televisión, tu mente, te ha transportado a ese evento doloroso de tu infancia.

La memoria del evento traumático es tan real, tan clara y nítida que parece está ocurriendo ahora mismo. Y sientes el sudor en las manos, el temblor en tus piernas, sientes las miradas penetrantes que se clavan en tu espalda. Y sientes tu vergüenza, nerviosismo y pánico como si realmente estuviera ocurriendo en estos momentos.

Te comienzan a sudar las manos y la frente, sientes un temblor incontrolable de tus piernas, y tu corazón se acelera a ritmo tan intenso e incontrolable que parece que se te quiere salir del pecho. Te sientes nervioso, angustiado, con un miedo intenso, como si estuvieras ahí, pero tú sigues aquí sentado en tu sillón favorito, rodeado de tu familia.

Pero tu mente te ha trasportado a tu infancia. Y en un instante, la diversión y la alegría del programa de TV se esfuman y la memoria traumática se apodera de ti. En cuestión de minutos pasas de un momento lindo y agradable y divertido a uno momento de pánico; un pánico que se apodera de ti, de tu mente y tu cuerpo.

El Programa de televisión termina, y tú continúas en tus intentos de sacar de tu mente la imagen de tu cabeza solo logras hacerla más intensa y más real. Es como si le “echaras más leña al fuego”. Porque solo logras acordarte de otras experiencias traumáticas de tu infancia y adolescencia: como cuando eras joven y te gustaba muchísimo una bella jovencita, a la que le pediste que fuera tu novia, pero ella te rechazo, y no solo eso sino que se burló y te ridiculizo frente a tus amigos. Y sientes el dolor del rechazo, la vergüenza, tan real, tan intenso que pereciera que estuviera ocurriendo en estos precisos instantes.

Y así como un huracán, un remolino más y más memorias de dolor, de miedo de inseguridad y pánico, vienen a tu mente. Y entonces te acuerdas de otros fracasos, como cuando reprobaste grado y de los regaños y castigos que recibiste de tus padres. Y con esto te comienzas a sentir cada vez más nervioso, ansioso, y más inseguro.

Y así continúas poniéndole más leña al fuego, porque te acuerdas uno a uno de los errores y fracasos que has tenido como padre, como esposo. Cuestionas tu capacidad para ser un buen padre, te sientes inseguro como esposo, cuestionas tus logros personales y profesionales, sientes que no vales, que eres un fracasado.

Y así en cuestión de minutos, y sin darte cuenta, la felicidad, la alegría y la diversión del momento con tu familia se ha esfumado por completo, y en su lugar tu mente ha creado una “Realidad Virtual Psicológica” y tú la sientes y la vives como si fuera tu realidad.

Una Realidad Virtual Psicológica que vives, sientes y sufres como si fuera “real”. Pero solo es un truco de tu mente. Un truco en el que tu pensamiento e imaginación se confabulan para crear un mundo virtual que no existe, pero que tú lo sientes, lo vives con tanta intensidad como si realmente estuviera ocurriendo.

La naturaleza nos ha dotado con la extraordinaria habilidad para crear una “Realidad Virtual Psicológica” la que sentimos, vivimos con tanta intensidad como si “fuera real”.

Cada momento de nuestra vida, aun cuando dormimos, estamos creando y dando vida a una Realidad Virtual Psicológica” y la vivimos con tanta intensidad como si fuera real, pero es solo un espejismo.

En futuros blog posts describiré los principios, y la ciencia de la psicología y neurología detrás de la Realidad Virtual Psicológica (RVP). También te diré como el saber este truco de la mente, te puede ahorrar muchos dolores de cabeza innecesarios en tu vida y también puede ser una guía para ayudarte a vivir una vida más feliz, más plena y más prospera.

¡No te lo pierdas!

Saludos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s